¡Esquía mejor con realidad aumentada!

La realidad aumentada no tiene techo. Esta tecnología se está adaptando a todo tipo de objetos, incluso los más deportivos, como pueden ser las gafas de nieve.

Hemos comentado en alguna ocasión que la realidad aumentada es la combinación de nuestro entorno real con datos informáticos consiguiéndose una nueva realidad real-virtual que se llama realidad aumentada.

La realidad aumentada no tiene sentido sin nosotros. Nosotros somos quienes captamos el entorno real y para nosotros se crean las aplicaciones de realidad aumentada, para darnos una información complementaria a la que obtenemos con nuestros cinco sentidos.

La realidad aumentada puede ser de tipo creativo o imaginario, como la lectura e interacción con los cómics, a los que nos hemos referido en el post anterior. O bien, puede ser una realidad aumentada cuyas informaciones virtuales son informaciones no imaginadas que complementan a la información que nosotros captamos de nuestro entorno.

La realidad aumentada de este segundo tipo es por la que ha apostado la firma Oakley al crear sus gafas de nieve Airwave. Estas gafas llevan un dispositivo colocado en su base inferior. A medida que el esquiador se mueve por la montaña, va captando datos de su entorno con su retina y además va procesando la información de altitud, velocidad, desnivel, etc. que el minúsculo dispositivo elabora. Las funciones del dispositivo son múltiples y se pueden seleccionar desde la pulsera que complementa el mecanismo.

¿Os imagináis a los esquiadores profesionales utilizándolas?

El triunfo dependerá no sólo de las habilidades del esquiador, sino también de la competencia del mecanismo de realidad aumentada que lleve.

Se augura un futuro muy disputado para conseguir la realidad aumentada máz eficaz en los deportes de nieve.

Deja un comentario